+34 928 98 80 04
© 2022 Solarama. Reservados todos los derechos.

¿Qué es la energía solar? Tipos de energía solar y sus usos

¿Qué es la energía solar? Tipos de energía solar y sus usos

¿Qué es la energía solar? Tipos de energía solar y sus usos

La energía solar es un tipo de energía renovable y limpia que aprovecha la luz y el calor del sol para generar energía.

Tipos de energía solar

Existen dos tipos de energía solar: la energía solar pasiva y la energía solar activa. Ambas aprovechan de diferentes maneras la radicación que emite el sol.

Energía solar pasiva

La energía solar pasiva es aquella energía que no tiene que recurrir a materiales extras para generar energía. Funciona de manera que el edificio o la vivienda recojan el calor y la luz del sol.

Este tipo de energía se lleva utilizando desde civilizaciones antiguas, por ejemplo, la civilización romana entendió que al utilizar ventanas de vidrio para las viviendas podrían aprovechar la luz del sol y a la vez mantener el calor dentro de la vivienda. En la actualidad, la energía solar pasiva funciona de la misma manera, con la diferencia de que tenemos tecnología más avanzada para aprovechar la luz y el calor solar.

Los elementos clave de la energía solar pasiva son aquellos que permiten el máximo aprovechamiento de la energía del sol:

  • Masa térmica: Cuando hablamos de masa térmica nos referimos al calor que absorben las paredes, el suelo o el techo de la vivienda gracias a la luz solar directa. Para poder aprovechar al máximo ese calor que irradia el sol, la edificación o la vivienda tienen que estar fabricadas de materiales que permitan absorber el calor y desprenderlo lentamente a lo largo del día, como la piedra, de manera que en invierno la vivienda se mantenga caliente la mayor parte del tiempo gracias al sol. A su vez, son materiales frescos que durante el verano permiten que la vivienda por dentro se mantenga fría.
  • Aislamiento térmico: Este elemento es fundamental para evitar que el calor que ha absorbido nuestra vivienda gracias a la masa térmica no se pierda rápidamente por tener un mal aislamiento. El aislamiento térmico también sirve para que, cuando las temperaturas son muy elevadas, la vivienda se mantenga fresca por dentro.
  • Ventanas: Las ventanas también son fundamentales cuando hablamos de energía solar pasiva. Estas cumplen con tres funciones; la primera sería la iluminación, mientras más ventanas más luz solar entrará en la vivienda y menos electricidad tendremos que consumir para mantenerla iluminada. La segunda se trata de permitir entrar el calor a la vivienda y mantenerlo dentro, ya que, si el espacio estuviese abierto se perdería el calor. Y, por último, la tercera función sería la de ventilar la vivienda.

Energía solar activa

La energía solar activa es aquella que utiliza materiales tecnológicos para la recolección, transformación y distribución de la energía solar. Existen tres tipos de energía solar activa:

  • Energía solar térmica: La energía solar térmica aprovecha el calor del sol para generar energía. Funciona de forma que el calor que genera el sol calienta el sistema de placas. El principal uso de esta energía es el de calentar agua sanitaria, además de servir para la climatización de las viviendas o edificios.
  • Termoeléctrica: La energía termoeléctrica supone un avance en el desarrollo de la energía solar térmica. Esta emplea el calor para evaporar un fluido a alta presión que es capaz de mover turbinas y generar electricidad. De manera que sirve como una fuente de electricidad.
  • Energía solar fotovoltaica: La energía solar fotovoltaica permite transformar los rayos del sol en electricidad. El avance de este tipo de tecnología permite el autoconsumo en todo tipo de viviendas, así como la creación de granjas solares que generan energía suficiente para abastecer a poblaciones. Al ser una tecnología tan versátil permite generar electricidad de muchas maneras, ya sea mediante el autoconsumo residencial, el autoconsumo colectivo, comunidades energéticas o granjas solares.

Tanto la energía solar pasiva como la energía solar activa son compatibles a la hora de hacer uso de ellas en las viviendas. Por ejemplo, la energía solar pasiva cada vez se tiene más en cuenta a la hora de construir nuevas edificaciones, del mismo modo, una vivienda o edifico ya construido se puede reformar para adaptarlo a la energía solar pasiva. A su vez, la energía solar fotovoltaica y la energía solar térmica pueden compartir el mismo espacio de la vivienda y conseguir así un ahorro mayor en las facturas al final del mes.

Al elegir a Solarama como tu socio solar, nos encargaremos de todos los aspectos de tu instalación, desde el diseño, la financiación y las garantías, hasta la legalización y tramitación de estas ayudas, y el seguimiento de la operación correcta y optimizada durante los años posteriores.
ES
Pide Asesoramiento Gratuito

Aceptar y cerrar éste mensaje Este sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de privacidad.